21. febrero 2018

Nuestro producto en la calle: cuatro aspectos imprescindibles de marketing digital para darlo a conocer

Tienes una idea de negocio estimulante de la que ya has estudiado la viabilidad y las
perspectivas de mercado. Rompes la hucha de los ahorros o consigues convencer a un inversor
para financiarte. Te lanzas a hacer una plataforma o una app para materializarla (y en Navilo te
damos garantías de que será algo bueno y viable en breve). Y, cuando por fin la tienes en las
manos, queda todavía una parte tan decisiva como todas las anteriores: comunicar al mundo
que estás ahí y persuadir a los usuarios de que accedan a tu servicio.
Esta última etapa, sin embargo, puede ser un poco intimidante. La cantidad de apps nuevas
que aparece todos los días, combinada con el volumen brutal de información sobre marketing
online disponible, hace difícil decidirse por una estrategia concreta si no tienes algo de
experiencia en ese campo.
Por suerte, aunque no sea el centro de nuestra actividad, nosotros sí tenemos bastante. Nos
ha tocado adquirirla para lanzar nuestros propios productos y hemos aprendido de clientes
que contaban con departamentos potentes en la materia. Y hemos llegado a dos conclusiones:
que es imprescindible hacer algo –por bueno que seas, nadie acude a ti si no te ven- y que
muchas veces basta con emprender algunas acciones básicas para notar un fuerte impulso. Por
eso, cuando decidas desarrollar un producto con nosotros puedes contar también con nuestro
asesoramiento y con recibir propuestas concretas de marketing digital.
Aunque es difícil generalizar y cada caso requiere de un planteamiento a medida, hoy hemos
hecho una lista de cuatro flancos esenciales que casi toda empresa tiene que cubrir para saltar
la barrera del anonimato.

  1. Posicionamiento digital. Para que tu producto sea encontrado por usuarios que
    quieren lo que tú ofreces necesitarás trabajar en posicionamiento. Es decir, todo lo
    que ayude a que los rastreadores te indexen bien y aparezcas en un puesto relevante
    en las listas de resultados de los buscadores.
    Pero no solo en el de tu web o app: no debes dejar de lado el posicionamiento de
    marca y social y utilizar recursos para tener presencia en las redes, confeccionar unos
    perfiles que te definan y distingan de los demás, ofrecer contenidos que generen
    confianza y adhesión en quienes te siguen y les inviten a compartirlos y moverte para
    que hablen de ti tantos medios como sea posible.
  2. Analítica de resultados. Insistiremos una vez más: puedes estar haciendo las cosas
    muy bien o no tanto, pero si no lo mides, no lo sabes. Y, por lo tanto, te mueves a
    golpes de intuición, sin tener certezas de qué funciona y qué debes mejorar. Recoger
    datos de visitas, de dónde proceden, qué factores hacen que la gente te encuentre en
    la red, con qué disposición de elementos consigues mejorar tu objetivo (como
    descargas de una app o suscripciones a una newsletter) y tantos otros es la mejor
    forma de ir refinando tu estrategia. Y en este aspecto concreto, puedes ponerte
    totalmente en nuestras manos, porque como te contábamos en un artículo anterior,
    las métricas nos emocionan y no damos un paso sin tenerlas presentes.
  3. Performance digital. Es muy posible que destines recursos a pagar publicidad de tu
    producto o marca. ¿Pero de qué tipo y con qué modelo de pago? Eso depende de lo
    que busques, pero dado que por nuestro ámbito de actividad es la creación de
    aplicaciones y los resultados más apreciables es que la gente se la descargue, lo más
    sensato suele ser una campaña de performance marketing. Es decir,
    independientemente del medio y de que sea una campaña de adwords, de social ads o
    cualquier otra herramienta, pagar por algo que conduzca a tu finalidad: por ejemplo,
    por clics que lleven directamente a tu página de descarga o incluso por cada
    conversión conseguida. En realidad, hay sistemas y técnicas muy distintas, pero lo
    importante aquí es definir muy claramente con la agencia que se ocupe de ello cuál es
    tu propósito exacto y cómo se medirán los resultados.
  4. Social listening Escuchar y monitorizar a tu público y saber lo que se opina de ti en las
    redes, si realmente llegas a él y recibe tus mensajes, cuáles son las carencias que
    encuentran a tu producto o qué piensan de tu marca es una información valiosísima
    para mejorar en todos esos aspectos y dar una buena atención al cliente. Repercutirá
    en tu reputación y notoriedad, te ayudará a obtener nuevos leads y te permitirá
    avanzarte a cualquier crisis. Y no pienses solo en ti, sino también en tu competencia:
    estar al día de sus aciertos y sus yerros es un buen espejo para aprender de los
    primeros y evitar los segundos.
    Existe un montón de herramientas para hacer este tipo de seguimientos, muchas de
    ellas gratuitas, como Google Alerts, Social Mention o Brand 24. Nosotros, podemos
    aconsejarte sobre la que más te conviene o se adapta a tu perfil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

como dar a conocer un producto
Navilo